Quién soy y qué hago

Soy TREMENTINA LUX, soy artista plástica, teórica y práctica de la comunicación audiovisual y los estudios de género. Pinto, escribo, leo, locuto, diseño, fotografio, reflexiono y analizo. Todo esto, sobre todo, me hace evolucionar como profesional y como persona, me motiva y me divierte. Creo este contenido para ti, que me lees y para mí, que también me leo. Soy del mundo y vivo en Valencia.

Redes Sociales:

EVOLUCION DEL YO

Evolución del Yo

“Incluso en la reproducción mejor acabada falta algo: el aquí y el ahora de la obra de arte, su existencia irrepetible en el lugar en el que se encuentra. En dicha existencia singular, y en ninguna otra cosa, se realizó la historia a la que ha estado sometida en el curso de su perduración. También cuentan las alteraciones que haya padecido en su estructura física a lo largo del tiempo, así como sus eventuales cambios de propietario.No podemos seguir el rastro de las primeras más que por medio de análisis físicos o químicos impracticables sobre una reproducción; el de los segundos es tema de una tradición cuya búsqueda ha de partir del lugar de origen de la obra. El aquí y ahora del original constituye el concepto de su autenticidad.” *

El viernes estuve en la peluquería, cortándome el flequillo. Mi peluquera me confesó que su deseo es montar un prostíbulo para mujeres. Lo tienes fácil, le dije yo, recordando la película “Evelyn” de Isabel de Ocampo y la master class que dio en Valencia. Engañas a veinte o treinta hombres para que abandonen su país buscando un futuro mejor, los traes ilusionados habiéndote encargado de limpiarles en el viaje todos sus ahorros, y cuando llegan aquí les quitas el carnet y con un sistema de deudas y amenazas los encierras en un hotel de carretera que te has comprado antes y les convences de que follen veinte veces al día y sean amables y cariñosos con las clientas. A las que por cierto también tendrás que convencer de que acudan libremente al burdel a ser amadas por un profesional.

-Algo falla en nosotras, tía. Me dijo ella pensativa. -Me reventarían el local en una semana. A las tías nos falta agresividad, ¿verdad…?

Ambas nos preguntamos porqué un tipo que busca sexo en un burdel no se pone en las esquinas de un polígono a reclamarlo, es decir, a buscar clientas. Y sobre todo por qué vivimos en un asqueroso momento de puesta en valor de la prostitución, cuando el sistema prostituidor, como ya lo llaman en Francia, es absolutamente desigual, esclavista y discriminatorio, por decirlo de forma suave.

A Molly, que me hablaba asombrada de las rutas turísticas que han organizado para recordar lo que fue el mayor prostíbulo del Mediterráneo, a saber el del Barrio del Carmen de Valencia, le recomendé leer un clásico “Caliban y la bruja” de Silvia Federici, para entender el papel de la puesta en valor institucional de la prostitución en el paso del feudalismo al capitalismo más salvaje. Y apreciar mejor lo que la historia bien contada nos cuenta del hipócrita tratamiento del tema, ayer y hoy. Como diría Benjamin: para aproximarse más a “La manifestación irrepetible de una lejanía, por cercana que pueda estar”.

Respecto al cuadro es un autorretrato que mide dos metros por metro y medio, pongo los enchufes para que os hagáis cargo de la dimensión. Lo he pintado en tres sesiones, voilà el proceso. La primera al volver de la exposición “Ahora Nosotras” del Festival Miradas de Mujeres en Cacabelos, donde está expuesta la “Pussy” ni que decir tiene fortalecida y empoderada por el viaje. La segunda al día siguiente, un martes de lavadoras y realidad, y la tercera un miércoles, ocho días después, al entender que mi “YO” no es “YO” de comedor sino de medianeras. Gracias a todas las personas que estáis aquí cuando el aquí es el ahora.

Gracias a quienes hacéis posible la “Evolución del Yo”.
TREMENTINA LUX

*Walter Benjamin
“La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica” Discursos Interrumpidos I, Taurus, Buenos Aires, 1989.

There are no comments published yet.

Leave a Comment