Quién soy y qué hago

Soy TREMENTINA LUX, soy artista plástica, teórica y práctica de la comunicación audiovisual y los estudios de género. Pinto, escribo, leo, locuto, diseño, fotografio, reflexiono y analizo. Todo esto, sobre todo, me hace evolucionar como profesional y como persona, me motiva y me divierte. Creo este contenido para ti, que me lees y para mí, que también me leo. Soy del mundo y vivo en Valencia.

Redes Sociales:

Mentiras, derechos humanos y cintas de vídeo…

Hace dos noches venía escuchando la radio mientras conducía. Por la tarde antes de llegar al destino la noticia estrella era la muerte de un dictador árabe a manos de la OTAN. Al regresar a casa la noticia era el cese de la violencia armada y la muerte del dictador árabe a manos de los “rebeldes”, los “combatientes”. Por la noche puse la tele y entré un ratito en las redes sociales. Comprobé que al igual que en el caso del 15M la agenda de los medios no es la agenda de las redes.

En la tele se vieron dos vídeos que también los grandes portales online ofrecían en primera página con un simple clic. Uno es un vídeo hecho probablemente con una handycam sobre un trípode, está rodado en un interior iluminado, el espacio está decorado con banderas y tras una mesa aparecen tres encapuchados prácticamente inmóviles y una voz acusmatizada, es decir, se supone que quien habla es uno de ellos, el del centro, tal vez, pero es imposible conocer este supuesto ya que todas las bocas permanecen ocultas tras la capucha. Se trata de un plano secuencia fijo que da pie a una narración institucional, con su atrezzo, su guión, su escenografía y sus actores, es decir simbólica, firmemente convencionalizada y teatralizada.

El otro vídeo pertenece a un conjunto de fragmentos breves con la misma temática. Están rodados con un dispositivo móvil en un espacio exterior, también parece un plano secuencia, aunque el movimiento inusual de la cámara impide determinar esto con claridad. La mayoría de los hombres que aparecen y desaparecen del encuadre no llevan capucha, son visibles, pero también anónimos. Están asesinando al dictador, a plena luz del día. Al dictador se le ve la cara por un momento, y ese momento ha sido ralentizado en posproducción para poder ver que efectivamente el sujeto reconocible parece poder ser reconocido antes de morir. De quien ha podido posproducir este vídeo “doméstico” nada se dice.

En un vídeo se habla del fin de los asesinatos con la cara tapada, en el otro varias decenas de hombres con la cara descubierta y la cabeza bien alta linchan a otro hombre y se felicitan por ello. Sin embargo, los medios recogen las dos noticias y engloban ambos sucesos bajo rimbombantes epígrafes: el día de la liberación, la libertad y el triunfo de la democracia.

Personalmente me confunde mucho esta sociedad bipolar y psicopática. Los dirigentes, ellos, hicieron declaraciones institucionales sobre los tipos de la capucha. Y luego, ellos otra vez, los dirigentes occidentales aparecieron en unos cortes del telediario estrechando la mano del dictador, ampulosos y ridículos, al que al parecer le fueron entregadas por Gallardón incluso las llaves de la ciudad de Madrid.

En la radio decían, refiriéndose a los encapuchados, que a cualquier persona de bien le repugnaría estrechar la mano de un asesino. En el telediario Sarkozy, Obama, Zapatero, Aznar, Mandela, el rey de aquí, Gallardón, incluso el italiano este bajito que sodomiza Italia, se codearon con el dictador, le recibieron, le invitaron, le sonrieron, le dieron la mano, las llaves y la confianza.

No entiendo nada, si según los medios la liberación comienza por el asesinato del dictador a manos del pueblo y las democracias occidentales y sus líderes, sometidos a la dictadura de los mercados están mundialmente puestos en entredicho, ¿a qué tipo de lectura nos están abocando? ¿Tiene algo que ver este tipo de lectura con la criminalización irresponsable por parte de los medios, voceros del poder, de los movimientos pacíficos, democráticos, solidarios, mundiales y bastante inteligentes del verdadero 15 M?

Y es que frente a los viejos modos de contar, los móviles con captura de vídeo estrenan un nuevo modo de producir la realidad, donde la escenografía, el atrezzo, el guión y los actores no saben que lo son, es decir, que la puesta en escena debe ser previa y meticulosamente calculada, sin ingenuidades, para servir a la representación ilusoria del más exhaustivo directo, ya que no hay posibilidad de segundas tomas cuando la víctima ha muerto, esto en argot es cine snuff y en lenguaje cabal, pornografía.

Es decir, que los que ejecutan están metidos en la acción fílmica, pero quien desea la muerte, incluso quien la dirige está precisamente al otro lado de la cámara, no filmando, sino viendo con mayor o menor obsceno deleite los sangrientos resultados de la planificación. El caso es que ya van tres asesinatos de árabes “malvados y poderosos” en riguroso directo, lo que entiendo como un espeluznante atentado contra los derechos humanos, como un claro exponente más de terrorismo visual al que nos habitúan, con visos de canonización. Un especialista podría determinar que la salud mental de la sociedad occidental padece en su conjunto al menos cuatro, sino cinco psicopatologías graves: fobia, obsesión, compulsión, psicopatía y transtorno bipolar… ¿Llevaría Gadafi en su bolsillo, al morir, las llaves de Madrid?

No entiendo nada, pero tengo una propuesta. Primero, para ser dirigente hay que ser mitad hombre mitad mujer. Ya está bien de que “ellos” se maten, se den la mano, se la corten, se digan si son buenos o malos y se escuchen a si mismos repetir un modelo de mundo basado en el despotismo y la barbarie, que no funciona: ¡no funciona! ¿Qué eso no nos garantizaría nada? Bueno, es hora de comprobarlo, lo que me lleva a pensar otra vez qué demonios le dirían los dichosos varones a Carme Chacón para obligarla a renunciar a su candidatura con esa cara de osa a la que le extraen a la fuerza la bilis

No sé qué aprenden en las facultades de política pero me sumo a la propuesta de evaluar la salud mental de los dirigentes mundiales, de modo que para dirigir un país cada candidato y cada candidata realicen terapia y que en función de su grado de salud mental puedan o no seguir cursando estudios prácticos de gobierno avanzado y proponerse como representantes de alguien. Estos estudios de gobierno avanzado consisten básicamente en situaciones experienciales. Se trata de realizar al menos diez años de trabajo asistencial con animales, plantas, personas y personas con necesidades especiales. Pueden en este período cobrar un sueldo de 400 euros al mes, que es el máximo sueldo al que puede aspirar un docente contratado como asociado en la universidad pública.

El programa de formación de dirigentes puede ser el siguiente, aunque se aceptan sugerencias por consenso ciudadano: dos años en guarderías dando cuidados, haciendo reír y aprendiendo a compartir, dos en residencias geriátricas levantando, acostando y paseando personas, conversando y abrazando, dos años más conviviendo con personas con discapacidad física o mental, dos años más encima de una secuoya amenazada de tala indiscriminada, dos años más conviviendo con indígenas en peligro de extinción, dos años más intentando conseguir los papeles mientras trabajan a la fuerza fingiendo placer en un club de carretera, dos años más prestando servicios en un campamento de refugiados, dos años más pasando hambrunas, dos años más combatiendo con armas occidentales en las guerras africanas, dos años más estudiando en un colegio público en barracones, dos años más viviendo en un barrio amenazado por la especulación inmobiliaria, dos años más sin vivienda por no poder pagar la hipoteca, dos años más comiendo en comedores de caridad, dos años más pintando caricaturas en la calle, dos años más trabajando en los frigoríficos de una fábrica de congelados, dos años más trabajando en unos grandes almacenes que abran los domingos, dos años más ejerciendo de payasos en los hospitales, dos años más en… ¿Uy, llevo más de diez?

TREMENTINA LUX
Leyendo a Herta Müller y pensando cómo crear huertos sostenibles en los cientos de solares de propiedad pública que hay en la ciudad.

There are no comments published yet.

Leave a Comment